El pueblo de Triollo se encuentra situado a casi 1300 m. de altitud, en la cala del pantano de Camporedondo que vierte sus aguas al Carrión tras su paso por los valles de Pineda y las vegas de Vidriera. Su trabajo se centra en la industria ganadera por su riqueza en pastal. Cuenta con buenos alojamientos rurales y hotel-restaurante.

La Lastra está omstalada sobre una meseta caliza “lastra” de la que vendría su topónimo. Pero en la documentación de 1585 se denominaba al lugar como “Lora Osarbice” de evidente orígen romano. Cerca parece se levantó el pueblo de Miranda, hoy un simple pago, que aún a mediados del siglo XIX era propio del Marqués de la Conquista. En el término se ubicaba la ermita de Santa Lucía, aún se pueden ver las ruinas, desde cuyo paraje se puede admirar una de las más bellas panorámicas de la montaña palentina.

La iglesia parroquial, dedicado a la Asunción de la Virgen, es de incespostería, una nave, en capillas laterales con bóvedas de crucería, góticas, del siglo XVI.

En el Bautisterio, retablo de primeros del siglo XVII, en el lado del Evangelio, retablo salomónico con escultura de San Francisco del siglo XVII; retablo mayor salomónico en el Presbiterio con esculturas de la Asunción y Virgen con el Niño, ambas del siglo XVI; y en el lado de la Epístola, retablo del último tercio del siglo XVI con escultura de San Sebastián de esa misma época.

A mediados del siglo XIX Triollo contaba con 187 habitantes, La Lastra con 151 y Vidrieras con 187 como Triollo. Ya unidos los tres en municipio, Triollo contaba con 529 habitantes al iniciarse el siglo XX, con 604 en 1930, con 393 en 1960, con 124 en 1991 y con 71 en 2006.